Actuar para transformar

Actuar para transformar

30/11/2016

El emprendimiento está de moda. Frente a las situaciones de precariedad y de desempleo que ha generado la crisis, a las personas, y en particular a las más jóvenes, se nos pide que seamos emprendedoras, que seamos capaces de crear desde nuestra iniciativa y nuestro esfuerzo, puesto que lo que ofrece la sociedad es escaso. El mensaje parece emancipador, pero a su vez es engañoso ya que viene de la lógica capitalista.

Ciertamente, las experiencias de economía social tienen de por sí un carácter emprendedor. Las cooperativas, las sociedades laborales, las empresas de inserción, o los centros especiales de empleo no son más que experiencias de generación o recuperación de empresas nacidas de las iniciativas de las personas trabajadoras. Sin embargo, la clave está en la manera de llevar a cabo estas iniciativas; y es que además de ser una manera de emprender, la economía social se basa en equilibrar las relaciones de poder con el objetivo de redistribuir el derecho al trabajo. De alguna manera, la economía social quiere dejar de lado la lógica del capital, atendiendo a las necesidades de las personas.

De hecho, querer dar respuesta al desempleo generado por la crisis capitalista mediante el emprendimiento capitalista, es como querer dar respuesta a la pobreza estructural que generan los modelos de crecimiento de hoy en día con el mismo modelo de crecimiento. En este caso, parecería que el remedio trajera consigo la enfermedad. Deberíamos salir de este círculo vicioso y emprender transformando.

En GEZKI, con la ayuda de otros muchos agentes de nuestro alrededor, llevamos un tiempo elaborando la iniciativa sobre la Incubadora Social Universitaria. La Incubadora tiene como propósito abrir espacios para fomentar otro tipo de emprendimiento, queriendo ser ante todo, una escuela de empoderamiento: puede que la juventud no sepa exactamente en qué emprender, pero sabe cómo lo quiere hacer (o cómo no); es más, puede que quieran poner en marcha iniciativas vitales que sean más participativas y más equitativas, lejos de las estructuras jerárquicas y excluyentes. No obstante, no estamos tan acostumbradas a este tipo de iniciativas, y necesitaremos herramientas para aprender. En esto último quiere incidir y acompañar la iniciativa de la Incubadora Social Universitaria.

La definición misma de la iniciativa de la Incubadora la quisimos construir de una manera participativa en dos seminarios que se organizaron a finales del año 2015. En ellos, se debatió sobre la manera en la que este espacio pudiera ayudar en el proceso del emprendimiento; ya que, además de la ayuda técnica, también se consideraba importante la ayuda humana. Al fin y al cabo, buscar una solución a los conflictos y desequilibrios afectivos que pueden surgir en las relaciones humanas es también fruto de este tipo de emprendimiento. Esta Incubadora, además de querer ser un banco de ideas transformadoras, quisiera igualmente ser un espacio para impulsar ensayos locales que reflejen otros modelos sociales.

Este camino, tal y como se ha adelantado, se está haciendo de manera colectiva, trabajando en red con otros agentes de la economía social y solidaria y tomando en consideración otras experiencias semejantes. Asimismo, se considera parte de este camino el Curso de Verano de la Universidad del País Vasco UPV/EHU, titulado "Incubadoras sociales universitarias: espacios transformadores de promoción del desarrollo socio-económico local", que se oferta para el próximo 12 y 13 de septiembre junto con los compañeros de Emaus.

Si quieres descubrir más sobre el emprendimiento social, aquí tienes una oportunidad. Si estás con ganas de lanzarte, no lo hagas en soledad. En buena compañía, las cosas salen mejor. Espero que nos veamos allí.

 

Enekoitz Etxezarreta. GEZKI UPV/EHU.

volver