Opinión: José María Pérez De Uralde, director del OVES/GEEB

Opinión: José María Pérez De Uralde, director del OVES/GEEB

28/01/2015

2015, AÑO DE PROPUESTAS

Lamentablemente el inicio de un nuevo año no provoca realmente y de manera automática esa transformación cercana a la utopía que la toma de las 12 uvas parece pretender. La sensación es que algo termina y empieza otra cosa distinta, pero lo cierto es que todo continúa como hasta entonces (dejando a salvo a los beneficiarios de los premios de la lotería). Más que nada se trata de una costumbre amable para traspasar esa suave y artificial frontera temporal, mezclando deseos con intenciones sobre la perpetuación de una realidad obstinada que no es en nada sensible a ese lapsus en la medición de los calendarios.

 

Por tanto, los problemas siguen ahí, aunque quizá con un componente de buenas intenciones, casi del todo agotado en las postrimerías del año anterior, y que se nutre momentáneamente de un cierto beatífico ánimo que induce a creer que las cosas y las personas funcionarán de otro modo. Ese efecto durará poco, como la experiencia nos demuestra. Las cosas que pasan todos los días nos volverán a avasallar y la necesaria toma de decisiones arrinconará las dosis de buenismo acumuladas entre festejo y festejo, o entre uva y uva.

 

2015 puede ser, no obstante, un año de cambios reales en lo económico, lo político, lo social y lo estrictamente “civil”. Tanto en Euskadi como en el resto del país y de la Europa del euro. OVES/GEEB estará atento a todo ello en cumplimiento de sus objetivos constitutivos y seguirá trabajando para analizar la evolución de la Economía Social vasca en el marco de las coyunturas que se generen.

 

La Economía Social es algo que trasciende a partir de las empresas, entidades y personas que han decidido guiarse por unos principios y valores muy concretos, fijados hace tiempo. Desde sus inicios la Economía Social ha ido consolidando una guía precisa de ideas y conceptos que la caracterizan y la hacen diferente. Es una realidad que siempre ha estado acompañada de la reflexión teórica que se confronta día a día con la experiencia. El conocimiento, la información, la formación y la comprensión multidisciplinar del fenómeno han sido parte esencial de su evolución como una forma distinta de ver el mundo; el cercano y el global.

 

Pero la vorágine de una realidad muchas veces inasible y que casi siempre se consuma sin preavisos suficientes promueve que el resto de la sociedad no conozca, ni se informe, ni quiera formarse o comprender el encaje ideal y real de la Economía Social como alternativa en la forma de hacer las cosas y obtener los resultados. Es lo que desde hace décadas viene señalándose como una endémica falta de visibilidad. Ese sigue siendo uno de los grandes retos que bien pudiera despertar las buenas intenciones y los deseos para un próximo futuro: ser de verdad más visible y consolidar una mayor influencia, precisamente en un tiempo y un espacio repleto de imágenes que hablan de nuevas propuestas.

 

El OVES/GEEB va a continuar con sus propósitos fundacionales en su condición de organismo vinculado directamente a la universidad (las tres universidades vascas están presentes en este proyecto) y al servicio indiscutible de un mayor conocimiento y desarrollo de las empresas y entidades de la Economía Social vasca. Detrás de todo ello hay personas convencidas, delante muchos a los que poder convencer. En todo caso, feliz año nuevo.

 

volver