Opinión: Maria Ubarrechena, Directora de Economía Social del Gobierno Vasco

Opinión: Maria Ubarrechena, Directora de Economía Social del Gobierno Vasco

31/10/2014

ECONOMIA SOCIAL: MODELO DE HACER EMPRESA EXITOSO

La Economía Social es un sector de peso en Euskadi, un sector de largo recorrido. Sobre todo si dentro de la Economía Social nos referimos al Cooperativismo.

La existencia de una importante cultura emprendedora en Euskadi nos ha permitido convertirnos en una sociedad avanzada y competitiva en el ámbito internacional.

Podríamos decir claramente que el Cooperativismo Vasco es referente, no ya sólo a nivel estatal, sino a nivel mundial. Y no podemos olvidar que desde Europa le están dando una importancia especial al sector de la Economía Social.

Desde que el 20 de Noviembre del 2012, el Parlamento Europeo aprobó su informe sobre la Iniciativa “Empresa Social Europea”, vemos que se trata de un sector por el que van a apostar diversos países. No en vano se considera que este sector promueve la calidad en el empleo y combate la exclusión social.

No es nuevo que las empresas orientadas hacia el bien común son un elemento clave. En la sociedad actual, las empresas sólo pueden tener continuidad si la sociedad considera su aporte como válido.
Es por ello que también se habla ya a nivel Europeo de nuevas propuestas metodológicas para la medición del impacto socio-económico de estas empresas. En este sentido, en la CAPV se lleva realizando desde hace años un informe de las Cuentas de La Economía Social, para intentar marcar con datos, qué es lo que aporta realmente este sector al margen de las empresas mercantiles tradicionales u otro tipo de entidades.

Los objetivos prioritarios establecidos por la Unión Europea en la Estrategia 2020, se acercan al valor añadido que crean estas empresas en cuanto al mantenimiento del empleo y la lucha contra la exclusión social.

Hablamos de empresas que se adaptan a los tiempos, que por esa flexibilidad sobreviven mejor en difíciles circunstancias.

Esta forma de trabajar de cooperación, de colaboración, de corresponsabilidad; es lo que hace que la participación alcance su mayor grado. Cuando los trabajadores participan, se involucran, se consiguen acuerdos sólidos y consensuados. Que la empresa se dirija hacia una meta u objetivo por decisión de las personas trabajadoras, hacen que la misma se mantenga fuerte. Y este es uno de los logros de las empresas de Economía Social.

Y deberíamos fijarnos más en este tipo de modelos de empresa, y darnos cuenta que lejos de la confrontación y del límite de las difíciles relaciones laborales de la que es testigo hoy Euskadi, tenemos en nuestro propio territorio a los que nos han demostrado que otro modelo de hacer empresa es posible.

En Euskadi, esta Economía representa más de 76.000 puestos de trabajo. Este sector forma parte intrínseca de nuestro entramado socio económico y se debe profundizar en su promoción y desarrollo. Porque lleva en su ADN una forma de hacer que encaja con la participación, la democracia, la corresponsabilidad.

En definitiva, valores que habría que potenciar y/o recuperar.

Maria Ubarrechena
Directora de Economía Social del Gobierno Vasco

volver